La menor tenía 12 años cuando la violó por primera vez. Los hechos se habían repetido al menos en dos ocaciones.


Los fiscales Juan Pedro Puntel y Yanina Estela Pasarelli formularon cargos contra un hombre por los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por convivencia y la víctima ser menor de 13 años de edad. La Jueza Itziar Soly dio lugar al requerimiento de la acusación que dispuso su prisión preventiva.

De acuerdo con la acusación, las violaciones se repitieron en dos oportunidades cuando ella tenía 12 años de edad y ambos compartían el domicilio en el Barrio Las flores. En los dos casos existió acceso carnal. La Fiscalía mencionó que cuenta con la denuncia de la mujer que tenía la guarda de la menor, la declaración de la niña en cámara gesell, los resultados del protocolo de abuso realizado en el Hospital Artémides Zatti y diversos informes de la Policía de Río Negro.

Por el momento, restan recabar declaraciones testimoniales de personas relacionadas al grupo familiar, muchas de ellas de menores de edad. En cuanto a la situación del acusado, requirieron su prisión preventiva por el riesgo de fuga, ya que había abandonado la ciudad y no se encontraba viviendo en el domicilio que había brindado en sede judicial. Tuvieron que allanar el lugar donde se encontraba para poder detenerlo.

Además, la Fiscalía mencionó que restan reproducir pruebas y que su libertad lesionaría las garantías que tiene la víctima, “sólo podremos salvaguardar este proceso si el imputado se mantiene privado preventivamente de su libertad”, coincidieron.

El Defensor oficial, Camilo Curi destacó en contraposición que la medida cautelar no se encuentra debidamente fundada y que el inconveniente para localizar al hombre no puede serle endilgado a él, ya que no se lo había notificado debidamente de la causa sustanciada en su contra.

“Por ello, la situación de ocultamiento o fuga es inválida, constituye una mera presunción de la Fiscalía”, declaró. Inclusive indicó que el imputado no contaría con los medios económicos para fugarse.

Aunque, la jueza de Garantías Soly dispuso la prisión preventiva al destacar que “existe el peligro de fuga, el hombre no pudo precisar ante preguntas realizadas en la audiencia ni su domicilio, ni en qué empresa trabaja, dejando en evidencia la falta de arraigo”. La magistrada valoró que la expectativa de la pena será de prisión efectiva. Según publicó Río Negro.





Comentarios