Sufrió heridas en todo el cuerpo y debió ser rescatado por efectivos de la policía y bomberos. Los ladridos del can fueron clave para encontrarlo.


Un hombre de 64 años hizo frente a un puma que estaba merodeando cerca de su ganado, junto a “Pico”, su perro lograron abatirlo pero terminó con heridas en todo el cuerpo. El hecho ocurrió en un campo de Valcheta, provincia de Río Negro y tras la pelea tuvo que ser rescatado por policías y bomberos, los ladridos de la mascota fueron claves para poder encontrarlo.

Vicente Navarrete es un estanciero que el domingo pasado recorría el campo que tienen con su esposa. Estaban controlando el ganado a caballo cuando alrededor de las 15:00 horas notó que el can comenzó a correr en sentido contrario, minutos después comenzó a ladrar y al salir a buscarlo descubrió que estaba siendo rodeado por un puma. En la zona, los depredadores suelen ser un problema para los productores ganaderos, ya que las vacas son presa fácil.

Navarrete relató a Río Negro que “llegué y vi como rugía. Tengo unas boleadoras de hierro, pero no podía boleárselas porque se había metido entre dos matasebos. Entonces con un palo de jarilla hice una lanza, le até el cuchillo en la punta con un tiento del recado y despacito le fui buscando el flanco hasta que le pegue una puñalada detrás de la paleta. Perdió mucha sangre. El perro lo mordía y el puma salió disparado para una quebrada y se metió en una cueva”.

Así quedó el puma tras el combate con Navarrete.

El dueño y su perro siguieron al animal y al encontrarlo, el baqueano utilizó las boleadoras para aturdirlo. Se acercó para ultimarlo y allí fue cuando el león de montaña saltó y clavó sus colmillos en la muñeca izquierda del hombre. “Fue un segundo. Saltó, se me vino encima y caímos los dos desde lo alto de una barranca de piedra. Pero no le aflojé las puñaladas”, contó Navarrete. El puma también le mordió la mano derecha, pero logró matarlo.

“Yo quedé irreconocible. Tenía sangre por todos lados. Me arañó todo. No me sacó los ojos de casualidad”, explicó. Después de la pelea, Navarrete no podía caminar, un problema cardíaco crónico no lo dejaba levantarse. Tuvo que arrastrarse 200 metros hasta un lugar plano y bajo para que lo puedan ver. “Por mi problema del corazón me quería parar y me agitaba. Perdía mucha sangre y me hice un torniquete con las boleadoras. El frío ayudó a que la sangre se coagule”, narró.

Navarrete fue encontrado por la Policía y bomberos voluntarios gracias a los ladridos de Pico.

Pasada la medianoche, la esposa dio aviso a la Policía de Río Negro, la Unidad 15 de Valcheta junto a bomberos voluntarios de la localidad montaron un operativo para rescatar al hombre. Rastrillaron la zona donde la mujer vio a Navarrete por última vez y cerca de las 4:15 horas de la madrugada del lunes comenzaron a escuchar los ladridos de “Pico”. Los efectivos encontraron al estanciero con signos de deshidratación y heridas en su rostro, cuero cabelludo, y antebrazos.

Desde la jefatura informaron que “el campesino salvó su vida de milagro, gracias al veloz accionar policial, tomando en cuenta el intenso frío que se registraba a esa hora de la noche y a las heridas que presentaba. Fue trasladado al hospital, el director, Alejandro Solari informó que “el paciente evoluciona bien. Seguirá en observación unos días más”.

Sufrió heridas en todo el cuerpo y fracturas en su muñeca izquierda.





Comentarios