El asesinato de un "competidor" aceleró los pasos en el Juzgado Federal para realizar las detenciones.


Las dos bandas de narcotraficantes que operaban en Roca y Regina, que fueron desarticuladas el 6 de agosto pasado, podían comercializar gracias a un intermediario. Se les secuestró en total más de un kilo de cocaína y once de marihuana.

Si bien ambas no tenían contactos entre sí, la Policía logró detectar un tercero que les permitió crear la conexión y detenerlos. Uno de ellos operaba desde una chacra de la localidad de Roca, mientras que el resto en distintas viviendas del casco céntrico. Esto fue posible por medio de seguimientos y escuchas telefónicas.

Los detenidos fueron identificados como Ismael Ibáñez, David González Insunsa, Nicolás Basconcelo y Ángel Veratti, además de una mujer embarazada de ocho meses, Antonella Cesarin que logró la libertad, pero seguirá siendo investigada. Los arrestos fueron realizados tras los allanamientos en la calle  Nahuel Huapi 1210 donde encontraron un kilo de cocaína y más de un kilo de marihuana en el patio de la residencia. Mientras que el otro fue en la calle San Martín y Río Limay, los efectivos dieron con una caja que contenía más de diez kilos de marihuana.

Al mismo tiempo agentes de la División de Toxicomanía de Regina arrestaron a Marcelo “Chaja” Santolaya y a Facundo Prosperi en un inmueble de calle Cinco Saltos 572. Ambos se les imputa por el delito de tenencia de estupefacientes para comercialización.

En ese domicilio, la policía encontró vestigios de marihuana, una balanza de precisión y creatina, un producto utilizado para cortar la cocaína. En tanto que en la casa 7 del barrio Bancario se halló en el quincho de la vivienda, una bolsa con 1,120 kilos de marihuana. Calculan que el asesinato de un narco competidor aceleró el pedido en la Justicia para realizar las detenciones. Según publicó Río Negro.





Comentarios