La medida de exclusión "será un duro golpe a la provincia y no solo habrán masivos despidos sino tambien subirán los precios, habrá más trabajo informal y se incrementará el contrabando de celulares".


El pasado lunes la Secretaría de Comercio anunció el nuevo marco normativo del programa Ahora 12, que entrará en vigencia el 1 de octubre próximo y regirá hasta el 31 de diciembre. El mismo incorpora nuevos rubros y tres meses de gracia para abonar las compras realizadas en 12 y 18 cuotas.

Según la nueva regulación el programa Ahora 12 “mantiene el objetivo de estimular la demanda de bienes y de servicios, mediante el otorgamiento de facilidades de financiamiento y la necesidad de incentivar determinados sectores que se vieron afectados por el contexto económico generado por la pandemia del coronavirus​”

La controversial novedad es que la Secretaria excluyó del programa el rubro telefonía celular, argumentando que “todos los recursos de financiamiento del plan están destinados a mitigar los impactos de la pandemia y los celulares, en este caso, no son productos esenciales”. Además aclararon que “con esta decisión buscan minimizar la salida de dólares, ya que las fábricas que ensamblan aparatos en el país ( la mayoría ubicadas en Tierra del Fuego) importan insumos cotizados en moneda estadounidense.

En este marco dirigientes políticos criticaron duramente la medida manifestando que “esto generará un gran impacto negativo en la industria electrónica fueguina y sobre todo en el subregimen de promoción industrial”.

Uno de los​ que salió al cruce es el Senador Radical por Tierra del Fuego, Pablo Blanco, quien expresó ” la industria electrónica fueguina corre riesgo y debemos estar a la altura de las circunstancias para evitarlo. Esto no es lo que prometió (Alberto) en campaña, tengo dudas que el Gobierno esté pensando en prorrogar el subrégimen de promoción industrial instituido por la ley 19.640, será un duro golpe a los fueguinos” sentenció Blanco.

Siguiendo esta línea el Diputado Nacional de Cambiemos, Federico Frigerio, agregó “esta medida pone en riesgo a más de 1400 trabajadores distribuidos en cinco plantas y no solo va a perjudicar el desarrollo de la industria, sino que también generará un incremento de precios a corto plazo por la falta de oferta de aparatos”.

Frigerio también denunció que al margen de los smartphones también quedaron fuera del beneficio productos fabricados en la provincia como televisores, aire acondicionados y microondas. “¿Cuándo van a incentivar a las industrias de Tierra Del Fuego ?”, preguntó el parlamentario en su posteo de Twitter.

No solo manifestó su preocupación el sector político, sino también el empresario. Directivos de AFARTE, la CAC y CICOMRA y también de las marcas más afectadas (LGSamsung y Motorola concentran el 90% del mercado), salieron a pedirle al Gobierno que se incluya a ese producto, al que consideran esencial en medio de la pandemia no solo para comunicarse, sino también para trabajar y estudiar”.

Considerable caída en la producción en los últimos años

Según a la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE), en 2017 se produjeron en la isla 10,6 millones de celulares, en 2018 apenas alcanzaron los 7,9 millones, en 2019 un poco más de 7 millones (la cifra más baja desde el 2009). Para este 2020 y debido a las restricciones en producción por el protocolo sanitario las previsiones más optimistas señalan que apenas si se alcanzarán a integrar 5 millones de aparatos.




Comentarios