Este miércoles, desde la Municipalidad de San Miguel de Tucumán se puso en funcionamiento el Servicio Excepcional de Transporte Urbano (SETU), con minibuses que realizarán 12 circuitos diferentes, para cubrir los recorridos de las principales líneas urbanas de ómnibus que recorren la Capital.

La medida surgió ante al paro por tiempo indeterminado convocado desde este martes por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que dejó sin el esencial servicio de transporte a los vecinos.

Carlos García Macián, subsecretario de Transporte municipal, explicó que el objetivo de esta medida dispuesta por el intendente Germán Alfaro es “darles una solución a los vecinos y permitirles que asistan a su lugar de trabajo o a cumplir con sus necesidades en esta situación de emergencia”.

Se dividió la ciudad en sectores demográficamente homogéneos y a partir de los mismos se ubicó un punto de salida y un punto de llegada, con recorridos preferentemente por avenidas o calles centrales a los sectores. En total habrá 12 recorridos que cubrirán líneas de cuatro colores: Rojo, Azul, Amarillo y Verde.

Los colores de los circuitos fueron organizados según el lugar de destino dentro del área central:

· Circuito Rojo: llegan a la plaza Urquiza (Parada Roja), en barrio Norte.

· Circuito Azul: el destino es la plaza San Martín (Parada Azul), en barrio Sur.

· Circuito Amarillo: la parada principal es la plaza Alberdi (Parada Amarilla), frente a la estación del ferrocarril.

· Circuito Verde: el destino es avenida Benjamín Aráoz primera cuadra (Parada Verde), en la zona de la ex Terminal de Ómnibus.

“Es un servicio excepcional, prestado por vehículos que usualmente no brindan este servicio, que no sigue los mismos recorridos que las líneas de colectivos. El servicio va a comenzar a las 7 de la mañana en el punto de origen de cada recorrido. Vamos a ir analizando cómo se desenvuelve para ajustar lo que sea necesario como horarios y frecuencias, para ir mejorando todo lo que sea posible”, detalló Macián.

El funcionario aclaró que es necesario “tener en cuenta que son vehículos de menor porte que los colectivos, por lo que una vez que se colme la capacidad indicada por los protocolos, quizás no puedan parar en todas las esquinas”.

Por otro lado, Macián indicó que los viajes se abonarán en efectivo. “Este servicio va a tener un costo inicial de $50. Como sabemos, es un servicio excepcional, provisorio, para salir de la coyuntura, y los vehículos que prestan el servicio no tienen los ingresos por subsidios de la Nación ni de la Provincia, por lo cual su tarifa no puede ser la misma que la de los servicios normales”, explicó.