Por el Dr. Jorge Ernesto Zagarese.


Uno de los amores del general y doctor Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano fue Josefa Ezcurra, quien era conocida como “Pepa”. Ella se había casado con un primo hermano llamado Juan Esteban, o sea que era Ezcurra de Ezcurra.

Después, el señor Ezcurra no quiso entrar en todos los problemas que iba a ocasionar la Revolución de Mayo y se fue a España, dejándola a ella aquí. En 1812 se teje una historia de amor con Belgrano, que en ese momento es designado para hacerse cargo del Ejercito del Norte.

Cuadro de Manuel Belgrano en la Casa Histórica de Tucumán.

Ella lo sigue al Norte, lo encuentra en Jujuy y convive con el casi ocho meses, incluidos los momentos del “Exodo Jujeño” y la “Batalla de Tucumán”. A continuación de eso, Josefa Ezcurra decide volver a Buenos Aires, ya estaba embarazada del hijo de Belgrano. No puede llegar a Buenos Aires porque da a luz en Santa Fe. Ese chico se llamó Pedro Pablo y fue anotado en el registro como huérfano. Después llega con este niño a Buenos Aires y su hermana, que se llamaba Encarnación Ezcurra, esposa de Juan Manuel de Rosas, decide hacerse cargo del pequeño, por lo tanto los tíos se convierten en padres de Pedro Pablo y la madre pasa a ser tía. Pedro Pablo crece como hijo de Rosas.

Manuela Mónica. Óleo de Pripidiano Pueyrredón.

El otro amor de Belgrano fue ya en 1816. Llega el día viernes 5 de Julio de 1816, a pocos días de la Proclamación de la Independencia, que fue el día martes 9 de Julio de 1816. Ahí comienza una historia con María de los Dolores Helguero Liendo, quien tenía 21 años. En toda esta relación, también tuvo mucho misterio, porque no hay muchas cartas que demuestren el romance, pero se produjo realmente.

De este amor nace la hija de Belgrano que se llamo Manuela Mónica del Corazón de Jesús. Esto también fue trágico porque ya estaba en los últimos meses de su vida y quería dejar alguna disposición para su hija. Cuando vuelve a Buenos Aires ya estaba muy enfermo. Tuvo dos hijos; Pedro Pablo, que seguramente, después se habrá enterado que era hijo de Belgrano y Mónica que fue criada por uno de los hermanos de Belgrano.

Belgrano fue un hombre excepcional. Fue abogado también, daba diversas opiniones sobre cuestiones literarias, científicas, de agricultura y algunas opiniones políticas. Fue un hombre realmente único en la historia Argentina. Los restos de Belgrano se encuentran en el convento de Santo Domingo, en las calles Defensa y Santo Domingo, en Buenos Aires.




Comentarios