Tras el incendio que devoró completamente una vivienda en la localidad de Barrow, en la cual vivía un matrimonio con sus cuatro hijos menores de edad y que perdieron absolutamente todas sus pertenencias, la familia comenzó a recibir las primeras donaciones de solidarios tresarroyenses para poder palear su situación.

La familia se trasladó a una casa abandonada, ubicada a pocos metros de la casa siniestrada, a esta nueva casa le falta la mitad del techo y gracias a la donación de unas chapas están haciendo las reformas necesarias para poder habitarla.

Familiares y amigos de los Villalba se acercaron para comenzar con las reparaciones necesarias en la nueva morada para que los damnificados puedan instalarse.

Un vecino tresarroyense donó chapas que le permitirán reconstruir la parte del techo faltante en la vivienda que ocupará la familia
Trabajos en la casa abandonada que habitará la familia Villalba
Trabajos en la casa abandonada que habitará la familia Villalba
Trabajos en la casa abandonada que habitará la familia Villalba
Trabajos en la casa abandonada que habitará la familia Villalba

Victor Villalba, el damnificado es albañil y hace poco tiempo que se había instalado con su familia en Barrow. El incendio se desató cuando uno de los hijos del matrimonio, de tres años de edad, jugaba con un encendedor y se encendió un colchón, propagándose el fuego hacia el resto de la casa. Toda la familia se encontraba durmiendo y fue una de las hijas quién se despertó para avisarle a sus padres quien lograron salir sin que se registren víctimas.

El fuego devoró por completo toda la casa, incluyendo la heladera, la cocina, camas, mesa y sillas y generó daños irreparables a la estructura que corre peligro de derrumbe.

Interior de la casa consumida por el fuego
Interior de la casa consumida por el fuego
Interior de la casa consumida por el fuego
Interior de la casa consumida por el fuego
Interior de la casa consumida por el fuego
Interior de la casa consumida por el fuego