Miembros del Consejo Escolar de Tandil pidieron por la reapertura de 21 comedores escolares cerrados por la pandemia de coronavirus desde comienzos del 2020. “No nos resignamos a ser cómplices de una irresponsabilidad más del gobierno provincial”, expresaron desde el organismo.

La iniciativa, que se dirige a Agustina Vila, directora general de Cultura y Educación y al Ministerio de Desarrollo de la Comunidad, a cargo de Andrés Larroque, está a cargo de los consejeros escolares de Juntos por el Cambio de Tandil, ya que aseguran que la alimentación diaria no se garantiza en la actualidad.

//Mirá también: Pagos de Anses en Tandil: quiénes cobran este martes 21 de septiembre

Hoy en día, en Tandil, hay 21 comedores escolares cerrados desde marzo de 2020, cuando se estableció la cuarentena obligatoria en todo el país. “No podemos dejar pasar más tiempo, no podemos seguir postergando la educación y el alimento a quienes más lo necesitan”, dispararon a través de una dura carta.

Por otra parte, añadieron que a pesar de que más de 100 municipios tuvieron los primeros casos de coronavirus meses después del cierre estricto de comienzos del año pasado, la asistencia alimentaria se cerró desde ese mismo momento.

“Hemos sido los consejeros escolares, junto a directivos, docentes y auxiliares, quienes nos pusimos al frente del sostenimiento de lo que fue un intento infructuoso de continuidad del servicio alimentario a través de la entrega de bolsones”, detallaron desde Juntos por el Cambio.

A su vez, reconocieron que las decisiones de la Dirección General de Cultura y Educación no fueron buenas. “Hemos acatado e implementado todas y cada una de las resoluciones y exigencias, aún en la disidencia cuando observábamos que las marchas y contramarchas evidenciaban muchísima improvisación”, expresaron a través del duro comunicado.

Desde el bloque de consejeros escolares de Juntos por el Cambio también indicaron que si bien se entregaron bolsones de comida durante el año y medio de pandemia de coronavirus, no fue una buena solución ya que “su conformación no era saludable y es una política meramente asistencialista”.

“No nos resignamos a ser cómplices de una irresponsabilidad más del gobierno provincial. Sin comedores abiertos no hay garantía alimentaria. Sin comedores abiertos no hay jornada extendida”, sentenciaron a través de la carta.