La endocrinóloga María de los Ángeles Garayalde Gamboa es de Bernardo Larroudé y no consigue vuelo para regresar.


El pasado 15 de febrero, la médica pampeana María de los Ángeles Garayalde Gamboa llegó a Jacksonville, Estados Unidos, para hacer una especialización en endocrinología en la Mayo Clinic, un centro reconocido a nivel mundial.

La endocrinóloga, nacida en La Plata pero que vivió mucho tiempo en Bernardo Larroudé, al norte de La Pampa, que se identifica como pampeana y es adonde quiere volver para desarrollar su especialidad, viajó acompañada por el marido, Mariano Conti, un asesor inmobiliario de la localidad de Buchardo, ubicada al sur de la provincia de Córdoba y vecina al pueblo de su mujer.

Mariano, el marido de María de los Ángeles (TN)

Pero el 11 de marzo, cuando la Organización Mundial de la Salud declaró al Covid-19 como pandemia, quisieron regresar y ya no pudieron porque es muy difícil conseguir lugar en los pocos vuelos que salen desde Estados Unidos con repatriados y los de mayo ya están todos ocupados.

María de los Ángeles le cuenta a TN que “hace tres años nos fuimos a Capital Federal para formarnos, con la intención futura de poder regresar y dar lo mejor de nosotros a nuestros pueblos de origen. Logré entrar al (Hospital) Británico con mi especialidad“. Y agrega: “quise tener esta experiencia con la intención de ser la mejor especialista que pueda ser para mi pueblo, para mi gente, para la Argentina”, explica.

Fue muy difícil conseguir estar acá, tuve que trabajar muchísimo, fue un gran esfuerzo. Lamentablemente por el coronavirus no lo pude concluir de la manera que quería, no lo pude concretar. Encima ahora varada acá, sin poder regresar”, se lamenta la pampeana.

Los argentinos están alojados en la casa de un matrimonio de septuagenarios (TN)

La médica forma parte de un grupo de 38 profesionales de la salud varados en Miami. “Con cartas enviadas y con respuestas sin soluciones, nadie nos escucha, somos totalmente invisibles”, se quejó su marido en una carta pública dirigida a las autoridades argentinas.

Por último, Mariano relata que están alojados en el hogar de un matrimonio de septuagenarios por el que pagan 1.500 dólares mensuales y se están quedando sin seguro médico, “pedimos que nos dejen volver a casa, no pedimos que nos regalen nada, queremos que cumplan nuestros derechos, sentimos que nos abandonaron“, reclama.




Comentarios