El particular episodio involucra a una trabajadora de la salud y a un viajante de Huinca Renancó.


En la tarde de este sábado, alrededor de las 15:30 horas, personal policial se hizo presente en un domicilio en la calle Córdoba, en el barrio Norte, detrás del barrio Brandemann I de la localidad pampeana de Eduardo Castex, donde sorprendió durmiendo la siesta a una vecina junto a su novio, un viajante de Huinca Renancó.

El cordobés, que tiene permiso de circulación, había ingresado a la localidad durante la mañana para realizar las tareas de su oficio pero, en lugar de regresar cuando terminó su trabajo, se quedó a dormir la siesta en la casa de la novia con el vehículo escondido en el lugar, situación que fue advertida por la policía.

Por un lado, el viajante rompió la cuarentena cuando eligió demorar el regreso en tareas que no eran propias de su labor, y por otro, proviene de un lugar considerado “zona roja”, ya que en Huinca Renancó hubo varios casos de coronavirus, sin flexibilizaciones en el aislamiento social obligatorio por disposición del Gobierno de Córdoba.

Además, la vecina de Eduardo Castex es una trabajadora de la Salud, razón por la cual se activó el protocolo sanitario establecido por la Dirección de Epidemiología de La Pampa.

La mujer deberá permanecer en cuarentena obligatoria durante 14 días, sin salir de su domicilio y sin mantener contacto con familiares y amistades, pero estos últimos deberán abastecerla de alimentación, todo bajo la supervisión de las autoridades sanitarias que deberán realizar controles periódicos.

Ambos fueron notificados en libertad pero se les abrió una causa judicial por infringir las leyes establecidas por el Gobierno nacional violando la cuarentena, y el viajante regresó a su lugar de origen con custodia policial. Otra vez, el amor tuvo fronteras.




Comentarios