El ministro de Gestión Pública habló de una reunión clave para evitar que en los encuentros se propague el coronavirus.


Rubén Michlig, ministro de Gestión Pública de Santa Fe, indicó este lunes que los casos de coronavirus que se extendieron en la provincia “se han dado por gente que ha ingresado de provincias vecinas y esa persona contagiada propaga el virus por reuniones familiares”. Frente a esto, el funcionario expresó que se estudiaba la posibilidad de restringir los encuentros familiares y afectivos dentro de los límites de “la bota”.

“Lo venimos señalando desde el día jueves en función de los últimos casos de la provincia, sobre posibilidad de retroceder en algunas habilitaciones“, expresó Michlig previo a la reunión que iba a celebrarse este lunes por la mañana.

El titular de la cartera de Gestión Pública indicó que “a partir de este análisis veremos si hay que hacer correcciones a las habilitaciones dadas” y apuntó específicamente a las reuniones sociales.

“Estamos analizando las salidas sociales, que es lo que mas está preocupando. Se han transformado en grandes reuniones de amigos y ahí es la preocupación que estamos teniendo”, adelantó Michlig en contacto con la emisora Aire de Santa Fe.

La provincia logró un avance importante en la apertura de actividades y en las últimas do semanas, a partir de un rebrote de casos en algunas localidades se retrocedió puntualmente en dichos centros urbanos. Ahora la posibilidad que está en fase de evaluación es la de un retroceso general. 

Así y todo, Michlig aclaró que “no estamos pensando algo similar a lo de Capital Federal y Gran Buenos Aires”, que desde el 1° de julio instrumentará un esquema restrictivo severo a partir de la proliferación de casos existente.




Comentarios