Un sacudón afectó a la Policía en General Alvear. Hay siete efectivos que tienen causas en la Inspección General de Seguridad por una fiesta clandestina que ocurrió en noviembre de 2020.

La investigación de la IGS fue porque había auxiliares en la fiesta prohibida y el resto porque no actuaron denunciado a sus colegas.

//Mirá también: Utilizaron la propiedad de una narco preso para armar una fiesta con más de 100 personas

Además la cúpula de la Comisaría 46 en Bowen fue trasladada por una supuesta denuncia a la que no le dieron curso.

En total hay 10 efectivos que están bajo la lupa de la IGS de los cuales cinco ya reconocieron su falta y fueron suspendidos.

La fiesta en la casa narco

El primer caso que tomó la IGS fue luego de una fiesta clandestina que se llevó a cabo el 15 de noviembre del año pasado.

La particularidad que tuvo el evento es que se realizó en la finca de un narco conocido el “Indio” Olguín.

El “Indio” cayó en octubre de 2019, la Policía lo vinculó con la distribución de droga, principalmente cocaína, en el departamento del sur mendocino y también por transporte y venta de estupefacientes en Río Negro.

Mientras él llevaba más de un años en la cárcel, dos personas de 32 y 35 años armaron en su finca de calle 5 (entre Chacabuco y calle G) en General Alvear una gran fiesta a la que concurrieron más un centenar de personas.

Luego de la denuncia de un vecino la Policía realizó un procedimiento junto con agentes de Diversión Nocturna y la causa siguió su curso.

El problema con los efectivos es que supuestamente no denunciaron que en el festejo participaron 3 auxiliares de la Policía (dos de San Rafael y uno de Alvear).

Por ese hecho se armó una investigación en la IGS. Por un lado actuaron contra los auxiliares que fueron a la fiesta y por otro contra los agentes que no avisaron que estuvieron sus colegas.

En total son siete los agentes investigados “unos por participar de una fiesta clandestina y otros por no haber actuado conforme establece la ley al desactivar el evento e informar como corresponde”, dijo MArcelo Puertas, titular de la IGS, en diálogo con FM Viñas.

Hasta el momento, hay 5 policías que se adhirieron al sumario abreviado, reconocieron la falta y les aplicaron 25 días de suspensión.

En tanto hay dos efectivos que siguen adelante y defendieron su postura asegurando que no actuaron de forma incorrecta.

¿Denuncia oculta?

El otro caso en el que intervino la Inspección General de Seguridad tiene correlato con una denuncia que ingresó en el destacamento del paraje Corral de Lorca.

Allí un vecino denunció el robo de ganado y le apuntó a una persona en particular.

//Mirá también: Protagonizó un accidente pero como no tenía seguro se ofuscó con la Policía y terminó detenido

Supuestamente, la denuncia nunca llegó a la fiscalía y por esa razón, al no controlar, movieron a la cúpula de la Comisaría 46 en el distrito de Bowen, de quien depende el destacamento, y también a una auxiliar, que precisamente es sobrina de la persona denunciada en el paraje.

Con los traslados concretados, hay detalles que no están claros. Fuentes allegadas al caso aseguraron que la denuncia si tuvo su curso ya que, para evitar cualquier tipo de suspicacias, la actuación estuvo a cargo de la Policía Rural y además actuó la fiscalía.