Alejandro el "Indio" Olguín está preso por tráfico de drogas desde el año pasado y mientras él está en la cárcel, en su casa en General Alvear la policía descubrió una fiesta clandestina de la que participaron más de 100 personas.

Cuando arribó la policía y agentes de Diversión nocturna al lugar, fue tragicómico "ver como los autos escapaban por entre medio de las plantas en las fincas", comentó un efectivo.

Además de tener registrado más de una docena de autos, identificaron a dos hombres que fueron los organizadores del gran festejo.

El "Indio" Olguín cayó en octubre de 2019, la Policía lo vinculó con la distribución de droga, principalmente cocaína, en el departamento del sur mendocino y también por transporte y venta de estupefacientes en Río Negro.

El narco lleva más de un año en la cárcel pero de alguna manera sigue siendo noticia.

Dos personas de 32 y 35 años armaron en su finca de calle 5 (entre Chacabuco y calle G) en General Alvear una gran fiesta a la que concurrieron más un centenar de personas.

La llamada de un vecino muy molesto porque le llenaron la finca de automóviles, alertó a la policía.

Hasta el sitio concurrió personal de Lucha Contra el Narcotráfico, Policía Vial y de Cuerpos Especiales. Después se sumó agentes de Diversión Nocturna.

Eran alrededor de las seis de la madrugada y al parecer "ya estaban terminando porque iban y venían remises con pasajeros", comentó una fuente policial.

Primero entrevistaron al vecino que dio aviso al 911 pero al parecer la molestia del hombre ya no era tal. Lejos de renegar con los dueños de los autos, quiso que la policía dejara todo en la nada porque se puso a cobrarles el estacionamiento a los automovilistas.

Más allá de ese incidente en particular, cuando la gente que participó del fiestón observó que se acercaban las patrullas "comenzaron a correr desesperados. Salían en los autos por entre las los frutales, era hasta gracioso ver las cosas que hacían para escapar", afirmó un fuente ligada al caso.

Por un lado los efectivos tomaron nota de más de una docena de patentes y luego se enfocaron en individualizar a los responsables.

Los hombres admitieron que habían armado una fiesta pero para intentar mitigar la culpa aseguraron que era un cumpleaños de 18 pero después legaron muchos que no estaban invitados.

Más allá de la excusa Diversión Nocturna les labró una infracción por la que deberán pagar una multa de $50.000 cada uno y la juez de faltas de Alvear también les inició una causa.