En esta época de pandemia, un fuerte incremento en los delitos cibernéticos se registra en la provincia de San Luis, en el primer semestre de este año comparado con el 2020 las denuncias aumentaron 240%. La cifra se refiere a lo recepcionado por la Justicia puntana en las tres circunscripciones situadas en la capital, Villa Mercedes y Concarán.

//Mirá también: Se confirmó la fecha de las elecciones en San Luis

La pandemia obligó a muchos a recurrir a la tecnología y muchos no han tenido en cuenta el riesgo de la inseguridad. Los delincuentes también se reinventaron durante esta época de confinamiento.

“Los delincuentes, al estar tanto tiempo encerrados como las demás personas, también sacaron provecho de esa situación y apuntaron al ciberdelito. La gente tuvo que empezar a realizar pagos y trámites obligadamente a través de medios tecnológicos, fue algo que nos superó a todos”, comentó David Fuentes, especialista del Departamento de Investigación de Delitos Complejos del Poder Judicial.

El notorio incremento de denuncias por ciberdelitos que registró el Poder Judicial de la provincia, en este primer semestre, indica que el 64% de los casos fue en la primera circunscripción, con cabecera en San Luis (departamentos Pueyrredón, Belgrano, Pringles y Ayacucho), el 25% en la segunda, con cabecera en Villa Mercedes (Pueyrredón y Dupuy) y 11% en la tercera, con cabecera en Concarán (Chacabuco, Junín y San Martín).

Cabe destacar que el delito cibernético comprende muchas ramas, las principales detectadas son las extorsiones por WhatsApp o llamadas, hackeos bancarios, presuntos beneficios por premios, etc.

A la hora de robar, los ciberdelincuentes demuestran constantemente tener gran creatividad . Un método particular que ha tenido mucha trascendencia en el último tiempo es la “ingeniería social”. ¿De qué se trata? “Aquí los ladrones se aprovechan de lo que exponemos en las redes sociales generalmente, investigan absolutamente todo, incluso el entorno familiar, y mediante una línea de teléfono alternativa manifiestan que perdieron la que tenían, se hacen pasar por personas del entorno para pedir algún tipo de dato, o excusan que necesitan dinero de manera urgente. La víctima cae porque piensa que es alguien cercano el que precisa la ayuda”, comunicó el especialista en ciberseguridad, Walter Agüero.

El especialista recomendó que siempre en estos casos hay que intentar contactarse personalmente con esa persona o pidan verla para otorgar algún tipo de datos para evitar la estafa.

//Mirá también: Perspectiva de género: disponen que una mujer viva en la casa de su ex marido

“Para darse cuenta de que uno está por ser víctima de un intento de estafa, no hace falta ser hacker, solo usar el sentido común. Primero, es importante darnos cuenta del contexto, si nos apuran o nos expresan que debemos realizar alguna operación de manera urgente. Ellos apuntan a la premura y a su vez intentan ganarse la confianza”, asegura David Fuentes.

“Hay que tener en cuenta que nadie regala nada, y cuando te dicen que saliste ganador de tal premio, es importante mantener el criterio porque los ‘versos’ de los delincuentes son muy variados. También es un error (para quienes intentan conocer gente) caer en los links que presuntamente permiten saber dónde está otra persona, o acceder a beneficios incomprobables. Cuando la gente cae en eso, luego se da cuenta de que sufrió robos en sus cuentas bancarias”, especificó el responsable del Departamento de Delitos Complejos.

Días atrás la agencia de noticias oficial de la Argentina, Télam, informó días atrás que en el transcurso de la pandemia, en la Argentina las estafas electrónicas aumentaron un 3.000% aproximadamente, y la mayoría se gesta mediante redes sociales. Fuente El Diario