Por primera vez en la provincia de San Juan se acusa a un hombre de comprar a una joven gitana oriunda de Entre Ríos. El sujeto, que deberá prestar declaración en la Justicia Federal, fue procesado por el delito de presunto tráfico de personas luego de comprar por 50 mil pesos a la mujer. El acusado fue identificado como Miguel Ángel Aramayo y podría recibir una pena de 8 años de cárcel.

//Mirá también: Golpiza y muerte del abuelo sanjuanino: realizarán peritajes clave en la causa que sólo tiene un detenido

De esta manera, será la primera vez que en San Juan se juzgue a alguien por este delito. Eliana Rattá será la jueza que analice las pruebas y tome la decisión final. Se sospecha que compró a una niña de 14 años y que formó pareja con ella, siguiendo una tradición de su comunidad.

Sin embargo, por esta actitud, a Aramayo se le achacan delitos de explotación sexual y también de otras índoles ya que habría sometido a la adolescente y tenido dos hijos con ella. Otra de las cuestiones por las que se lo acusa es por haber falsificado los documentos de la menor, a quien mantuvo cautiva durante años hasta que, finalmente, pudo escapar.

Lo que trascendió en medios locales es que la menor estaba totalmente aislada del mundo exterior, en situación de encierro e incomunicación. Finalmente logró escapar a sus 17 años y pudo testimoniar que era castigada no solo por el acusado sino también por la familia de él. La madre de la víctima pudo denunciar en 2017 y en ese momento comenzó la investigación judicial.

//Mirá también: Los depósitos de las cuotas alimentarias se podrán efectivizar en tres días

Así las cosas, este martes comenzará el juicio en el Tribunal Oral Federa y se espera que siente un precedente. Según el Código Penal Argentino en su artículo 145 bis, “Será reprimido con prisión de cuatro (4) a ocho (8) años, el que ofreciere, captare, trasladare, recibiere o acogiere personas con fines de explotación, ya sea dentro del territorio nacional, como desde o hacia otros países, aunque mediare el consentimiento de la víctima”.