Tremendo revuelo se armó en San Juan por una familia que llegó de Europa y se resistió a aislarse en un hotel durante una semana, tal como lo establece el decreto provincial. Los Palmés se trasladaron del aeropuerto a su domicilio, ubicado en el departamento Capital, e hicieron caso omiso a las medidas gubernamentales en medio del temor por la expansión de la variante Delta. A pesar de esto, explicaron que “no estábamos poniendo en riesgo la salud de nadie”.

//Mirá también: La Justicia intervino por una familia sanjuanina que no se aisló debidamente luego de regresar de Europa

Yo le expliqué que teníamos certificados médicos psiquiátricos que decían que no podíamos estar 7 días en una habitación de un hotel sin salir y no podíamos estar en una situación que no podíamos tolerar, agravada por los días que estuvimos esperando aviones con las cancelaciones y eso”, comentó Jorge Palmés en diálogo con Tiempo de San Juan.

A la familia le abrieron una causa judicial por resistirse a cumplir con el decreto provincial. El caso es investigado por la jueza Mónica Lucero, del Tercer Juzgado Correccional, quien resolvió que la Policía corrobore tres veces al día en el domicilio que los implicados cumplan el aislamiento preventivo. De violar el aislamiento, podrán “ser reprimidos con prisión de quince días a un año”.

En este contexto, el ingeniero apuntó contra el Ministerio de Salud Pública: “Parece, en las notas, que nosotros nos quisimos hacer los vivos, pero nada que ver, esto ha sido todo un proceso. No quisimos burlar la seguridad. Jamás hemos desobedecido hacer el aislamiento, solamente solicitábamos hacerlo en mi casa de manera excepcional. Según el artículo 4 de la norma existe la excepción, lo que pasa es que las excepciones las manejan ellos”.

//Mirá también: Vacunación en San Juan: este jueves llegarán más de 10 mil segundas dosis de Sputnik

Según Palmés, ellos solicitaron al Gobierno realizar la cuarentena en su casa. Si bien recibieron una respuesta negativa, igual se dirigieron a su domicilio. “La última vez que nos ofrecen ir al hotel, yo les dije que nosotros no estábamos poniendo en riesgo la salud de nadie porque estamos con vacuna Pfizer y tenemos dos PCR negativos”, comentó y siguió: “La salud pública no se estaba poniendo en riesgo, pero, si me están obligando a que yo ponga en riesgo la salud de mi familia, a la hora de elegir, no me quedan dudas de qué voy a hacer”.