“Me cagó la vida, llevo 7 años esperando para esta competencia”, expresó ayer con dolor Juan Manuel Castro, el deportista sanjuanino que fue atacado con agua hirviendo mientras entrenaba para el Ironman. El joven fue agredido por un matrimonio en medio de una discusión de tránsito. Tras el episodio terminó internado y con serias quemaduras.

“Estaba entrenando para el sueño de su vida. Pasó la noche muy dolorido, pero no lo pueden sedar para controlar sus vías respiratorias. Ahora se encuentra estable y esperando por una operación”, explicó la mamá del joven a Diario de Cuyo. “No descartan que después poder pasarlo a Terapia Intermedia”, agregó la mujer.

Castro continúa internado en Terapia Intensiva del Hospital Marcial Quiroga. Hasta allí llegó con quemaduras en el torso de grado 1 y en las piernas y genitales de grado 2. Si bien su vida no corre peligro, tiene el 10% de su cuerpo quemado.

Sobre el episodio, según relató la propia víctima, todo empezó cuando los deportistas esperaban cruzar la calle hacia una estación de servicio de Marquesado. En ese momento apareció el conductor de un Fiat Argo, quien comenzó a tocarles bocina e insultarlos. Testigos acreditaron la versión y agregaron que el automovilista les tiró el auto encima.

Los atletas respondieron a las agresiones, pero minutos después continuaron su recorrido. Sin embargo, cuando llegaron a la estación para tomar agua, apareció el conductor y su pareja. No solo bajaron del vehículo armados con un fierro, amenazando y asegurando que iban a matarlos, sino que uno de ellos tomó un termino y les arrojó agua hirviendo.

Los atacantes fueron identificados y denunciados: el hombre por amenaza de muerte y su esposa, por lesiones graves. “La causa es por lesiones graves y amenazas, pero vamos a pedir que se cambie el delito a tentativa de homicidio”, dijo la madre.