Si bien el virus no llego como tal a la ciudad, el coronavirus está dejando una gran ausencia de personas en San Francisco y en todo el mundo.


La ciudad que siempre fue recorrida en el día a día para ir a los trabajos, a la escuela, a realizar nuestros hobbies, a pagar tramites y entre tantas otras cosas, hoy ya no es la misma. Hoy se siente el miedo hacia un virus desconocido, se siente la desesperación de las personas al no saber cómo reaccionar, y se puede observar en todos lados.

Los sectores más característicos de la ciudad, como lo son el interprovincial, el centro, los supermercados, los colegios, las plazas, están vacíos en comparación a lo que era hace un mes atrás, cuando la gente salía para llegar a donde quería ir. Hoy la cuarentena llego a San Francisco, y está siendo respetada por la mayoría de las personas.

Es extraño ver que, a las seis de la tarde, un horario muy poblado en la ciudad, se vean apenas algunos vehículos circulando, poca gente recorriendo el centro de la ciudad y solo para conseguir productos para la higiene y salud.

Hay que destacar que el municipio de San Francisco actuó de manera correcta, informando y actuando para que las personas tomen conciencia de lo que implica el coronavirus y como afecta a la salud de todos los vecinos. La tarea se cumplió y se cumple todos los días y las personas respetan y apoyan todas las medidas, poniendo primero su salud antes que todo lo superficial.

Si bien la economía de los pequeños negocios, principalmente los cafés, los de comida, los de ropa, están siendo afectados por todas las decisiones tomadas a nivel nacional y municipal, las personas comprenden que es por su bien y el de toda su comunidad y promueven la idea de apoyarnos entre todos, sin que nadie le saque provecho a una situación tan alarmante.




Comentarios