En el día de ayer, la modelo talla grande, comediante e influencer Mar Tarrés sorprendió a sus fanáticos al compartir una foto en Instagram de su padre, recordándolo en el día de su cumpleaños. Acompañando la imagen, Mar compartió un descargo sobre la gordura y, especialmente, la gordura de su papá y la discriminación que incluso hoy sufre aunque falleció: como cuenta al inicio del texto, cuando sube imágenes de su papá recibe muchos comentarios hirientes sobre su gordura, pero decidió subir igual la foto porque su padre “fue la persona más increíble del mundo y se merece este y mil homenajes más”.

En su infancia, tanto Mar como sus hermanas sufrían las burlas y comentarios en la puerta del colegio cuando su padre las buscaba, y compara esta situación con la que sufre de adulta en sus redes. Comparte que esta es la razón por la que es activista “body positive”, expresando que “cargar con kilos y/o enfermedades es nuestro problema, pero que a vos te moleste es el tuyo”. Invita también a sus seguidores a que “resuelvan en ustedes lo que les molesta de los gordos”.

La fotografía que compartió Mar en sus redes.@martarresok_ | Instagram

Según Mar, como activista no busca normalizar la gordura en sí, sino a las personas gordas. Sostiene que lo anormal no son sus cuerpos, sino tener que pasar su vida buscando ser incluidos social y laboralmente, y buscando ser aceptados; que tengan que constantemente dar explicaciones de su salud y cuerpo, así como también convenciendo a todos de que “sí queremos ser delgados y que no somos gordos por elección”. Continúa hablando de la dificultad que sufren las personas gordas por no conseguir ropa de sus talles; baños acomodados a su tamaño; asientos de restaurantes, aviones o colectivos, y mucho más.

“Anormal es ir al médico por un dolor y que te diga que tenés que bajar de peso sin siquiera hacerte un chequeo para descartar un cáncer, por ejemplo”, continúa duramente Mar. Categoriza también de anormal el no entender que “ser gordo es un tipo de metabolismo, y detrás de la gordura hay millones de causas diferentes”. Y finalmente, sostiene que lo anormal es pensar que la belleza está relacionada solamente a los cuerpos delgados.

La comediante de vacaciones en la playa.@martarresok_ | Instagram

Siempre polémica, Mar agrega que decir que no se normalice la gordura es como no querer normalizar a la gente que tiene cáncer, “suena feo, ¿no?”. Expresa que no querer normalizar a las personas gordas es no visibilizarlos, aunque según comparte son casi el 55 % de la población. Ataca también a los profesionales de la salud que siguen usando la palabra obesidad, porque significa “persona que come para engordar”.

“Nadie en su sano juicio quiere ser obeso en un mundo donde ser flaco es un privilegio, por eso lo correcto es decir gordo”, cierra su descargo. “Y gordo no debe significar un insulto, es un tipo de cuerpo”. Para levantar los ánimos tras esta descripción, Mar agregó algo más cómico en el primer comentario de la publicación: “La vida es cuestión de actitud, sin dudas. Mi papá no caminaba, pero él estaba ahí canchero, sentado en la playa siendo feliz, ¿y vos todavía no te animás al bikini? Dale amiga”.