A medida que avanza la ronda de testimoniales en el juicio contra el exsacerdote Agustín Rosa Torino se conocen nuevos y cruentos relatos de abusos sexuales perpetrados por el acusado, quien fuera el fundador de la congregación “Discípulos de Jesús de San Juan Bautista” en el país.

En la jornada del martes declararon dos sacerdotes que fueron citados como testigos en la causa iniciada por dos exnovicios y una exmonja, quienes se animaron a sacar a la luz los delitos del imputado y lograron sentarlo en el banquillo de los acusados. Los religiosos terminaron revelando que también fueron víctimas de abuso sexual por parte de Rosa Torino. Los testimonios fueron desgarradores. “Todo el tiempo nos tocaban”, “Era común que te apoyaran o hicieran bromas sexuales”, reveló uno de ellos.

“Lo que venimos escuchando nos ha causado un impacto muy fuerte”, consideró la fiscal de Derechos Humanos, Verónica Simesen de Belkie, quien representa al Ministerio Público durante el juicio. “Pareciera ser una película de terror”, agregó. En cuanto a la cantidad de testimonios vertidos en lo que va del juicio y que dan cuenta de otros abusos, la fiscal confirmó que son tres las víctimas que han realizado denuncias penales pero esperan que hayan más.

“Este es el juicio sobre estas tres personas. Todo el resto de los testigos lo que van hacer es probar o no la hipótesis del Ministerio. Muchos testigos han sido víctimas pero no han querido formular la denuncia en las sede penal aunque si lo han hecho en la sede canónica. Tenemos constancia de esas denuncias, lo cual es importante para entender lo que sucedía”, finalizó en una entrevista con Multivisión.