El martes pasado se realizó la tercera audiencia del juicio contra Agustín Rosa Torino, el exsacerdote acusado de abuso sexual. En la jornada declararon dos sacerdotes, quienes también aseguraron haber sido víctimas del religioso. Su testimonio se suma a las denuncias de dos exnovicios y una exmonja que llevaron a juicio al fundador de la congregación “Discípulos de Jesús de San Juan Bautista”.

“Todo el tiempo nos tocaban”, “Era común que te apoyaran o hicieran bromas sexuales” fueron algunas de las frases que expresó M.A, un sacerdote que declaró de manera virtual. Su testimonio se convirtió en una fuerte denuncia. Sobre Rosa Torino afirmó: “Me tocó la cola yendo al archivo”, y contó que un día entró a la habitación del sacerdote y lo encontró con un joven en ropa interior. “Nos decían que había que perdonar las tentaciones de los hermanos y que a veces él necesitaba compañía por los ataques que recibía del Diablo”, destacó.

Agustín Rosa Torino durante el juicio en su contraEl Tribuno | El Tribuno

Luego se sumó el relato de otro sacerdote, quien pidió que Rosa Torino se retirara de la sala para poder contar su versión de los hechos. Su testimonio fue fuerte y doloroso. “Por las noches me llamaba con el superior para que fuera a su habitación, me pedía que me metiera en su cama y me rozaba”, contó tenso. También contó que en la congregación vivían hacinados, y que un día se contagió hongos en los pies y en la entrepierna. El acusado se ofreció a revisarlo. Ahí me pidió que fuera a la habitación y que me bajara los pantalones. Me bajó el slip y comenzó a tocarme. Ahí comenzó mi calvario, me destrozó como persona”, advirtió llorando.