La noticia del día en Salta fue el papelón de la Fiscalía que llevó adelante el juicio por el femicidio de Jimena Salas cuando apeló al veredicto del Tribunal fuera de tiempo. Los fiscales tenían 10 días después de la lectura de los fundamentos del fallo que absolvió a Sergio Vargas y Nicolás Cajal para interponer el recurso de casación, es decir hasta el 23 de junio, y lo hicieron más tarde.

Según el abogado Pedro Arancibia, se trata de otra negligencia grave de los fiscales, que rebaja de forma preocupante la credibilidad de uno de los poderes del Estado. Otra insólita sorpresa fue que el escrito lleva la firma del procurador General de la Provincia de Salta, Abel Cornejo, que no tuvo intervención directa en las sesiones del juicio.

Comienza la última semana de juicio por el asesinato de Jimena Salas.(Fiscales Penales)

Fuentes judiciales afirmaron a Noticias Iruya que el Procurador General no pudo ignorar en ningún momento que el escrito elaborado por los fiscales estaba fechado fuera del plazo legalmente previsto y que su presentación efectiva se concretó después de agotado el plazo extraordinario. De hecho, se especula con que la firma de Cornejo supone una suerte de sutil presión sobre el Tribunal de Juicio para que el recurso de casación sea admitido a trámite, aun cuando fue presentado con el plazo vencido.

Arancibia, defensor de Nicolás Cajal, prometió avanzar con todas las demandas, en particular, contra el Procurador de la provincia. “Queremos terminar con la payasada del Ministerio Público Fiscal y encontrar a los asesinos de Jimena”, sentenció el letrado a medios locales después del papelón de la Fiscalía al presentar tarde la apelación a la sentencia.