Imputaron al intendente de El Quebrachal, Rolando Rodolfo Rojas, por intentar cobrar el IFE, el subsidio que el Gobierno nacional otorgó durante el 2020 a trabajadores informales y monotributistas perjudicados por la pandemia. También están acusados de los delitos de defraudación a la administración pública en grado de tentativa e incumplimiento de deberes de funcionario público, un diputado provincial y 24 concejales.

El concejal de El Quebrachal, Miguel Ángel Albaizeta, habló sobre la imputación de Rojas pero también lo denunció por otros hechos violentos y aseguró que la Municipalidad tiene un embargo por cheques rebotados. “El Quebrachal es un descontrol total”, aseguró el edil.

Albaizeta contó que sobre el jefe comunal recae una denuncia por violencia de género y también por amenazas. “Durante un acto en Talavera agredieron a dos periodistas, a uno le quitaron el teléfono y la cámara. No fue el intendente en persona pero sí personas que trabajan para el municipio”, contó el concejal. “Hay pruebas de filmaciones y de audios”, remarcó en Central Policial por CNN.

Otra situación llamativa es que el Concejo Deliberante de El Quebrachal, al enterarse que el Rojas había solicitado el cobro del IFE, pidió informes al Ejecutivo municipal y todavía no obtiene respuesta. “El intendente no respeta nada, todo es un atropello, y la gente del pueblo lo sufre. Una vez él mismo agredió a unos chicos de una agrupación de carnaval durante los corsos”, contó Albaizeta. “Otro día se robaron 600 mil pesos en combustible y Rojas fue a pagar la deuda con la estación como abalando el robo. Hace pocos días la Municipalidad sufrió un embargo por cheques rebotados”, puntualizó.