Frente a su complicada situación penal, el productor salteño, Pablo Rangeón, acusado de abuso sexual en perjuicio de tres mujeres decidió no prestar declaración. Está imputado por la comisión de los delitos de abuso sexual con acceso carnal continuado en perjuicio de una víctima; abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de una segunda víctima y abuso sexual con acceso carnal y estafa, en perjuicio de una tercera.

El escándalo se desató a principios de marzo cuando una mujer denunció que Rangeón había abusado de ella. Luego se sumaron los testimonios de otras jóvenes quienes también aseguraron haber sido víctimas del conocido productor de modas salteño.

La intervención de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, se produjo tras la denuncia radicada por la primera víctima el pasado 1 de marzo, quien sostuvo que trabajó durante 7 años como encargada de la escuela de modelaje del imputado. En su relato, la denunciante dijo que durante el período comprendido entre 2010 y 2017, él la sometió sexual y psicológicamente y que en algunas oportunidades, lo hizo a través de agresiones físicas.

La mujer denunció también que tras hacer públicos los hechos a través de una cuenta de la red social Facebook, empezó a sufrir amenazas a través de cuentas falsas. Tras recibir los testimonios de la víctima y del acusado, el fiscal penal Rodrigo González Miralpeix, requirió al Juzgado de Garantías 8 la prisión preventiva del imputado.