Darío Balverdi asesinó a su expareja y mamá de sus cuatro hijos en plena calle. Luego se prendió fuego en un frustrado intento por quitarse la vida, quedó internado con quemaduras graves pero sobrevivió para responder ante la Justicia por el femicidio. La última novedad sobre el caso es que la fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma, solicitó ante el Juzgado de Garantías 4 del distrito Centro su prisión preventiva.

El femicidio fue el 31 de diciembre de 2020. La víctima Graciela Flores había salido de su casa y se dirigía a su trabajo cuando Balverdi la interceptó. En plena calle la apuñaló. Le causó varias lesiones cortantes y una letal en el pecho. Ella fue trasladada de urgencia al Hospital San Bernardo donde murió por las graves heridas provocadas en su cuerpo. Su agresor huyó del lugar e intentó quitarse la vida.

El imputado, luego de atentar contra su vida, permaneció internado con pronóstico reservado por las quemaduras sufridas en su cuerpo, con custodia policial y con pedido formal de detención. Tras recibir el alta médica, se concretó la audiencia de imputación, donde acompañado de un defensor oficial, se abstuvo de declarar.

Balverdi está imputado como autor de los delitos de homicidio doblemente calificado por existir una relación de pareja previa y por mediar violencia de género en perjuicio de Graciela Carolina Flores en concurso ideal con desobediencia judicial, a lo que el juez Diego Rodríguez Pipino, hizo lugar y dictó su prisión preventiva.