En medio de los cerros Calchaquíes, en el paraje de Isonza a 150 kilómetros de Salta Capital, el pequeño Gastón Burgos de 9 años conmovió a miles de personas de todo el país con su dulce voz al entonar Querida mamá, el chamamé de Lorito Álvarez. En tan solo unos minutos, el video del niño cantando recorrió las redes a toda velocidad, así como también su deseo de tener una guitarra.

El canto emotivo de Gastón en plena Puna salteña recorrió toda la provincia, tratándose de un sentido homenaje a su madre. El video se viralizó en primera instancia gracias a un grupo solidario que lo compartió por el Día del Niño, y en el mismo Gastón pedía una guitarra como su mayor deseo. Las respuestas no se hicieron esperar, e inmediatamente cientos de personas se comunicaron con redacciones como El Tribuno para conseguir más información para hacerle llegar el regalo.

Finalmente, quien se comprometió a hacerle llegar el instrumento fue Álvaro Teruel, cantante de Los Nocheros, quien se ofreció a través de sus representantes. Como informa Vanesa Viviana Burgos, la mamá de Gastón, desde muy chiquito al pequeño le gustaba cantar coplas. Unas amigas que visitaron por el Día del Niño lo escucharon cantar y lo filmaron, y en ese momento él les comentó su deseo de tener una guitarra.

Con sus nueve añitos, asiste a la escuela albergue de Isonza junto a otros 17 alumnos, para lo cual sale de su casa los lunes a las 9 de la mañana. Regresa los viernes a las 2 de la tarde, por lo que todavía ni se imagina la sorpresa que lo espera. Es un niño humilde y bondadoso, con un hermano mayor de 15 años llamado Eliseo, y otra hermanita de 4, que se llama Delfina. Los tres hermanos viven con su madre Vanesa, que es artesana y cría animales en este aislado paraje.

Gastón sueña con ser maestro de matemáticas, pero tiene una afinidad y talento innatos para el canto. Quería una guitarra porque el maestro de la escuela les enseña a tocar, y a pesar del regalo de Los Nocheros, sería positivo que más personas puedan colaborar para que todos los niños puedan aprender. Vanesa también pidió donaciones para todos los chicos del paraje, porque tienen muchas necesidades.