La fuerte tormenta que cayó el viernes pasado en el municipio salteño de Metán hizo estragos en el deteriorado y olvidado cementerio Nuestra Señora del Carmen. Las tumbas del camposanto quedaron tapadas por el agua, sumado al mal estado en que se encuentra el lugar desde hace años, según denuncian los vecinos que tiene familiares enterrados allí.

Otro problema es la maleza y la basura que se acumula dentro del cementerio. Desde hace años al lado de la entrada del cementerio hay baños que están deteriorados, que no pueden ser utilizados debido a su mal estado, falta de higiene y mantenimiento. “Yo tengo la tumba de mis seres queridos al lado del alambrado. Desde hace años tratamos de mantenerla, pero cada vez que llueve el agua que entra saca los mosaicos y azulejos y provoca socavones en todo el lugar”, dijo un vecino a El Tribuno.

En el lugar la Municipalidad hace mantenimiento como el corte de malezas y limpieza pero es necesario construir desagües y caminerías. La otra realidad es que muchas tumbas están en estado de abandono porque las familias no las visitan. Desde la intendencia informó que se harán obras en el lugar como la construcción de un nuevo acceso y el acondicionamiento de los baños, entre otras.