Verónica Simesen de Bielke, fiscal penal de Derechos Humanos de Salta, requirió ante el Juzgado de Garantías 2, el allanamiento a los domicilios y la detención de tres efectivos policiales, imputados en múltiples causas mientras se desempeñaban en la División de Seguridad Urbana. Las detenciones se efectivizaron durante este lunes.

Se trata del sargento Pablo Exequiel Toledo, actualmente con revista en la subcomisaría de Villa Asunción; el cabo Ignacio Esteban Zurita, con revista en el destacamento La Silleta y el oficial subayudante Rómulo Segovia, con revista en la subcomisaría de Los Toldos.

Entre las causas que se imputan a los acusados, se encuentran numerosos episodios por atentar contra la integridad física de sospechosos, incluidos menores de edad, y dispararles con balas de goma. Uno de los damnificados habría perdido un ojo como consecuencia de la conducta de uno de los policías.

Simesen de Bielke argumentó el pedido de detención de los acusados basada en que existen motivos suficientes para sospechar que estos podrían influir en los testigos que deben declarar ante la Justicia.

Además, la fiscal advirtió que se debe tener en cuenta la expectativa de pena, que en caso de recaer en condena sería de cumplimiento efectivo, debido la cantidad de causas por las que fueron requeridos, por lo que el incentivo para eludir la acción de la justicia sería mayor.