Después de su arribo a Salta y la multitudinaria caravana que la recibió, la leona salteña Valentina Raposo ya cumple un estricto aislamiento en su casa tras los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

El paso por Salta será fugaz para ella porque el domingo 15 debe viajar a Buenos Aires y desde Ezeiza trasladarse hasta Santiago de Chile para jugar el panamericano juvenil con Las Leoncitas, la selección juvenil de hockey sobre césped.

Es por eso que Valentina no romperá la burbuja y el domingo pese a la multitud que la esperó no mantuvo contactos y estará aislada en su propia casa. Para poder alojarse en su domicilio, el doctor Víctor Ola Castro previamente visitó la vivienda y constató que tiene un sector con baño privado y una habitación en el fondo. Allí podrá entrenarse de cara al panamericano juvenil.

“Si es que no aprobaban que se hospede en su casa, ella no iba a poder entrenarse en un hotel. La otra posibilidad que existió fue que se aísle en un hotel en Buenos Aires pero no iba a tener las comodidades que tiene en su domicilio”, explicaron a Vía Salta desde su entorno. Tras una semana en la provincia, Raposo volverá a defender la camiseta argentina pero en tierras trasandinas del 16 al 29 de agosto y esta competencia será clasificatoria al Mundial junior.