Las provincias del norte son una opción potable por sus bajos o nulos casos de contagios. Salta cumple con todas las condiciones necesarias.


Durante esta semana, distintos medios plantearon la posibilidad de que Salta se convierta en el nuevo hogar de los partidos de la Superliga cuando regrese la competencia, gracias a la baja cantidad de contagios de coronavirus.

En el día de ayer, Matías Lammens, el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, confirmó que las provincias del norte podrían ser una buena opción para el regreso del fútbol. Salta, Tucumán, Jujuy y Santiago del Estero tienen escasos contagios de coronavirus, mientras que Formosa y Catamarca no tienen ninguno, ni tampoco circulación del virus.

El funcionario aclaró que la decisión no depende de su área, pero que el regreso del fútbol podría darse en el norte. Así lo explicó en el canal América TV, agregando que no es “ninguna locura”, pero que los planteles se encerrarían en hoteles durante su estadía.

El buen estado del estadio Martearena y la capacidad hotelera de la provincia convierten a Salta en una opción factible, con una curva controlada y ausencia de circulación viral. A pesar de que se dio a conocer el quinto caso positivo hace menos de una semana, estas características podrían permitir que los partidos de Primera División se trasladen al norte.

Es importante mencionar, además, que Salta ya cuenta con una estructura para sostener y albergar a la Superliga, especialmente para cuidar su seguridad y salud: el aislamiento de los participantes, tests para cada uno de los deportistas, y otras medidas necesarias que requiere el fútbol nacional.

Desde Secretaría de Deportes expresaron en diálogo con El Tribuno que, aunque la decisión está en otro nivel, se puede decir que en Salta se observan todas las condiciones necesarias para permitir el regreso del fútbol.




Comentarios