Mientras el Gobierno provincial intenta que se deje de considerar a la ciudad como zona de alerta epidemiológica, este miércoles se anunció una curiosa propuesta para afrontar la pandemia. Ofrecieron la carpa del circo Rodas para hacer test de coronavirus, ya que no pueden hacer funciones.

//Mirá también: Montaron un circo frente al Municipio para pedir que los dejen trabajar

Los espectáculos en todo el territorio santafesino se cancelaron hace dos semanas debido a la segunda ola de contagios por COVID-19. En ese momento, la estructura para ver a los artistas estaba montada en Puerto Norte. Ahora se la puede ver frente al Monumento a la Bandera sobre la costanera central del río Paraná.

Suspendidas las funciones desde finales de abril, el dueño del circo, Marcelo Lanza, puso a disposición la carpa para hacer hisopados. Aunque todavía no la habilitaron, la idea es que empiece a funcionar la semana que viene sin turno previo. Adentro no habrá payasos ni magos o acróbatas, sino personal sanitario para examinar a pacientes asintomáticos.

//Mirá también: El circo de Flavio Mendoza está varado en Rosario desde el inicio de la cuarentena

La compañía del Rodas pasó un año sin poder brindar shows debido a la pandemia. Cuando la actividad se reanudó, se instalaron en Rosario con la expectativa de trabajar durante dos meses, pero la situación empeoró rápidamente debido a la propagación del coronavirus.

Según los últimos datos oficiales, los indicadores epidemiológicos dan cuenta de que los contagios dejaron de acelerarse en la ciudad, pero el número de casos que se reportan por día sigue siendo elevado. En el sistema de salud público hay un 94% de ocupación de camas críticas y la incidencia a nivel local es de más de 800 personas cada 100.000 habitantes, más de cinco veces el máximo que define Nación como criterio de alto riesgo.