Fuga fallida de la cárcel de Ezeiza: procesan a Esteban Alvarado y sus cómplices

La Justicia federal le trabó un embargo de 50 millones de pesos al enemigo de “Los Monos” y dos imputados más.

El narcotraficante de 42 años está preso desde febrero de 2019.
El narcotraficante de 42 años está preso desde febrero de 2019. Foto: Marcelo Manera

El juez federal de La Plata, Ernesto Kreplak, procesó este martes a Esteban Lindor Alvarado por un fallido intento de fuga en helicóptero de la cárcel de Ezeiza. La resolución incluye a Andrés Donnet y Gianluca Orpianesi, las dos personas detenidas cuando la policía intervino para impedir la huida del narcotraficante rosarino.

Condenado a prisión perpetua como líder de la banda que secuestró y asesinó a un prestamista en Rosario, el enemigo de “Los Monos” afronta una nueva causa penal derivada del plan que fracasó a principios de marzo. Según los investigadores, tenía todo preparado para escaparse desde la cancha de fútbol del penal bonaerense.

Kreplak procesó a Alvarado como coautor de contrabando. El delito se considera agravado por la cantidad de personas intervinientes, el medio de transporte aéreo y el lugar de aterrizaje empleados, así como el valor del helicóptero que compró desde la cárcel.

La resolución también se refiere al favorecimiento de evasión en grado de tentativa, así como la falsificación y supresión de la numeración de un objeto registrado de acuerdo a la ley. Esta última definición se refiere al ploteado de la aeronave con una matrícula que no le correspondía como parte de la fuga.

El exladrón de autos fue capturado hace cuatro años en la provincia de Córdoba.
El exladrón de autos fue capturado hace cuatro años en la provincia de Córdoba. Foto: Juan José García

El juez platense señaló a Donnet y Orpianesi como probables integrantes de una asociación ilícita encabezada por Alvarado desde prisión. A las tres personas les trabó un embargo de 50 millones de pesos.

¿Cómo fue el intento de fuga de Esteban Alvarado en la cárcel de Ezeiza?

El intento de fuga de la cárcel de Ezeiza se puso en marcha a primera hora del viernes 10 de marzo. Alvarado contrató a un piloto para que fuera a buscarlo en un helicóptero que partió desde Gualeguaychú.

Gracias a un testigo de identidad reservada, los investigadores descubrieron el plan antes de su ejecución. Mediante los mensajes que el narcotraficante intercambiaba con el “Lobo”, los investigadores siguieron los preparativos para cerrar un proyecto que empezó a gestarse seis meses antes.

Según Kreplak, el piloto tenía dos alternativas. “O bien aterrizaría por breves segundos, o bien sobrevolaría el terreno a muy baja altura”, explicó en la resolución.

El plan de Alvarado era subirse a la aeronave junto con otro recluso. Algunas fuentes deslizaron que su acompañante podía ser Claudio “Morocho” Mansilla. Otras apuntaron a Alan Funes. Ambos lideraron diferentes bandas narcocriminales en Rosario.

Una fuga inconclusa hacia General Rodríguez

Ya con el dueño de la aeronave a bordo, el “Lobo” tenía que continuar su vuelo hacia hacia una zona rural del partido bonaerense de General Rodríguez. Alvarado y el otro preso tenían que bajar allí para seguir el viaje por tierra con diferentes vehículos.

Según el plan que denunciaron las autoridades, el piloto iba a descender finalmente en un campo de Open Door, en el partido de Luján. Su objetivo final era esconder el helicóptero en un galpón.

La aeronave tenía pintada una matrícula de otro helicóptero.
La aeronave tenía pintada una matrícula de otro helicóptero. Foto: PFA

En cuanto a lo ocurrido el día de la fuga, el juez indicó que Orpianesi pasó a buscar al “Lobo” cerca de la Terminal de Ómnibus de Rosario en una Ford EcoSport. Así viajaron hasta Gualeguaychú y se reunieron con Donnet para poner a punto la aeronave.

La Policía Federal Argentina (PFA) encontró el helicótero a la tarde en un predio del Country Club Banco Provincia, en Francisco Álvarez. Alvarado seguía en el patio de la cárcel de Ezeiza, a menos de 50 kilómetros en línea recta.

¿Por qué falló la fuga de Esteban Alvarado de la cárcel de Ezeiza?

Los investigadores detectaron que la aeronave contrabandeada tenía una “avería en los magnetos del motor”. A partir de diagnóstico, suponen que las bujías no podían generar una “correcta ignición” y eso obligó al piloto a un “aterrizaje prematuro”.

Para seguir los pasos previos a la fuga, las autoridades clonaron uno de los celulares que usaban Alvarado y el “Lobo”. De esta manera, tenían acceso a su conversación en tiempo real, aunque el enemigo de “Los Monos” borraba los mensajes de audio segundos después del envío.

Alvarado enviaba mensajes de audio y los borraba segundos más tarde.
Alvarado enviaba mensajes de audio y los borraba segundos más tarde. Foto: PFA

De acuerdo a este material, el plan original del narcotraficante era fugarse el viernes 3 de marzo. Ese operativo se canceló a último momento, ya que tres jueces de jurisdicciones distintas ordenaron requisas en Ezeiza y la cárcel de Rawson para esclarecer balaceras y delitos vinculados al narcomenudeo.

Una semana más tarde, la huida fracasó y dos cómplices del exladrón de autos quedaron bajo arresto. En cambio, el “Lobo” sigue prófugo.

Temas Relacionados