Pasado casi un año desde la fuga de la cárcel de Piñero y la recaptura de sus cómplices, Claudio Mansilla fue imputado de nuevo este sábado. Al “Morocho” le dictaron prisión preventiva por tenencia ilegal de arma de fuego, pero planean citarlo nuevamente por la evasión del penal y además está bajo sospecha por un doble homicidio mafioso en las afueras de Rosario.

Las fiscales Georgina Pairola y Marisol Fabbro denunciaron que al delincuente más buscado de la provincia de Santa Fe le secuestraron dos pistolas en la casa de Polledo al 4100 donde la policía lo atrapó el último jueves. En la vivienda también hallaron cientos de bolsitas de cocaína destinadas a la venta, de modo que la Justicia federal también investigará la actividad del supuesto líder de una banda criminal vinculada a varios asesinatos.

Mansilla fue el último preso recapturado después del tiroteo y la huida de ocho reclusos de la Unidad Penitenciaria 11. El escape cinematográfico concluyó con la muerte de uno de los integrantes del grupo que disparó contra los gariteros y abrió el cerco permietral la tarde del domingo 27 de junio de 2021.

Después del operativo que concluyó con el arresto en una vivienda de la ex Zona Cero de Rosario, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) planea imputar al “Morocho” por la fuga de la cárcel. Además se espera que esta semana se presente la evidencia sobre delitos cometidos mientras estuvo prófugo.

De acuerdo a los investigadores, el delincuente pasó la mayor parte del último año oculto y jamás se fue del país, aunque estuvo en otras provincias. Ayudado por sus cómplices, se tapó los tatuajes de su cara con maquillaje y armó un protocolo de seguridad para moverse por la ciudad. El último caso en el que figura como sospechoso es el asesinato de dos personas halladas en un auto quemado el 19 de abril sobre Provincia de Misiones y 27 de Febrero.

¿Cómo atraparon al “Morocho” Mansilla en Rosario?

La noche del jueves, Mansilla estaba cenando con dos de sus hijos cuando la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) ingresó al domicilio del barrio Fontanarrosa en el que estaba escondido. En el domicilio encontraron algo más de 320 mil pesos, una pistola Beretta y otra Bersa Thunder junto a unos cien proyectiles calibre 9 milímetros.

Aunque no salía a la calle con frecuencia, el líder de la banda narcocriminal se mantenía activo como regente de la venta de droga en diferentes sectores de la ciudad. Fuentes consultadas por La Capital detallaron que les cobraba hasta $ 30.000 semanales a los transeros del sitio donde vivía solo y también en otros lugares como Cabín 9 y Santa Lucía.

La policía encontró más de 320.000 pesos en efectivo cuando allanó la casa ubicada sobre Polledo al 4100. Foto: Policía de Santa Fe

Dado que era el prófugo más buscado y se ofrecía una recompensa de un millón de pesos para atraparlo, el “Morocho” tenía una especie de guardia personal para evitar que lo detuvieran. Tres gatilleros de confianza se encargaban de recorrer la calle antes de que saliera y así se aseguraban de que no hubiera policías encubiertos o vecinos delatores a la vista.

La captura de Mansilla es uno de los primeros frutos del trabajo de la Unidad Especial de Investigación de Crimen Organizado, creada por el Ministerio de Seguridad de Santa Fe para apuntalar la labor de la Justicia frente a organizaciones complejas. Durante el seguimiento del delincuente detectaron que viajaba alternaba entre un Volkswagen Fox o un un Peugeot 208 para circular, pero nunca lo hacía solo.

Después de la primera audiencia desde su recaptura, Mansilla quedó bajo prisión preventiva por orden del juez Rafael Coria. En esta oportunidad, las autoridades decidieron llevarlo a la cárcel de Coronda.