Seis policías quedaron bajo prisión preventiva este martes por el arresto ilegal de dos presuntos delincuentes. Según la Fiscalía, ambos habían sido capturados a partir de una denuncia falsa y presumen que parte del personal de la Comisaría 10° trabajaba para “Los Pimpis”, una banda dedicada al narcomenudeo en la zona norte de Rosario.

//Mirá también: “El narcotráfico está siempre primero”, dijo Jorge Lagna sobre mapeo en Rosario

La investigación del Ministerio Público de la Acusación (MPA) se centró en la detención de Tomás Gauna y Andrés Román, señalados como integrantes de una organización que disputa el territorio con la que lideraba el fallecido Emanuel Sandoval. En el marco de la causa, dos mujeres admitieron que los incriminaron a cambio de dinero y drogas. Esa declaración había sido recogida por quienes trabajaban en la seccional de Darregueira al 1100.

De acuerdo a la evidencia que obtuvo el fiscal Federico Rébola, la sumariante Natalia Sánchez (31) fue la encargada de redactar el testimonio falso bajo las órdenes de Mario Dallia (39), que no trabaja en esas dependencias. El oficial les sacó fotos a los detenidos y las envió por Whatsapp. Entonces le respondieron que debían quedar presos al cabo del procedimiento que se hizo el 21 de junio.

//Mirá también: Allanaron departamentos de Puerto Norte por tráfico de cocaína en remises

Al día siguiente, Gauna y Román recibieron aviso de que iban a liberarlos junto con otros dos hombres arrestados por el mismo hecho. Sin embargo, el MPA resolvió que fueran trasladados a otras dependencias e imputados por abuso de armas.

La pesquisa dio un giro desde entonces y se solicitó la captura de otros policías involucrados. Al final de la audiencia se dispuso la prisión preventiva por 90 días del comisario supervisor Gerardo Malpassi (30), el subcomisario Sebastián Ojeda (44), el oficial Walter Graf (34) y el suboficial Juan Pablo Sosa (36) junto con las otras personas antes mencionadas.