Crimen del Chivo Saravia: seguirá preso un jefe de la barra de Newell’s

La Fiscalía secuestró un video de la supuesta reunión previa al asesinato en San Nicolás al 3700.
La Fiscalía secuestró un video de la supuesta reunión previa al asesinato en San Nicolás al 3700. Foto: Telefe Rosario

La Justicia ordenó que el “Rengo Fica” y dos imputados más continúen en la cárcel durante el proceso penal.

A menos de dos meses de su captura por el crimen de Nelson Saravia (41) en el barrio Alvear, este lunes prorrogaron la prisión preventiva de Alejandro Ficcadenti. El “Rengo Fica” fue señalado por los investigadores como uno de los jefes del sector de la barra brava de Newell’s que está alineado con “Los Monos”.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) informó que la medida cautelar se extendió hasta que se lleve a cabo la audiencia preliminar como paso previo al juicio oral y público. La resolución también alcanza a Esteban Alegre y Brian Dittler, otros dos imputados como coautores de homicidio calificado por el concurso premeditado dos o más personas.

De acuerdo a la investigación de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos, Ficcadenti estuvo a cargo de la logística previa a la ejecución de Saravia en su casa de San Nicolás al 3700. La hipótesis de la Fiscalía sobre el asesinato del 23 de octubre de 2021 se centra en la disputa cíclica por el control del barra brava de Newell’s.

El fiscal Matías Edery planteó que el “Rengo Fica” era el líder de una de las facciones en las tribunas rojinegras a la par de Guillermo Sosa. El “Chupa” fue el primer detenido en la pesquisa para esclarecer el homicidio y fue identificado como otro de los máximos responsables de la muerte violenta del “Chivo”.

En el caso de Alegre, el MPA sostiene que repartió las pistolas que usaron los tiradores y también fue armado a la casa de la víctima. La reunión previa al ataque se llevó a cabo en una vivienda de Garibaldi al 3300 en la que la Justicia secuestró videos que muestran el encuentro.

Finalmente, Dittler fue identificado como uno de los delincuentes convocados en ese domicilio para planear el asesinato de Saravia. De acuerdo a las filmaciones halladas, se cambió la ropa allí cuando regresaron de la casa del “Chivo” y emprendieron la fuga con el resto de los agresores.