El ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, anunció que crearán un organismo de control para la Hidrovía Paraná-Paraguay. El mismo se pondrá en marcha antes de que se adjudique la próxima concesión, según explicó en Rosario durante el primer encuentro del consejo federal creado para promover el “desarrollo integral” del corredor fluvial.

El contrato vigente para la administración de una de las vías navegables más importantes del mundo vencerá el 30 de abril. Sin embargo, el funcionario aclaró que la autoridad de fiscalización comenzará a actuar “inmediatamente” y en paralelo con un proceso de licitación por etapas.

Meoni encabezó la primera reunión del Consejo Federal Hidrovía a casi seis meses de la firma del acuerdo correspondiente en Puerto General San Martín. El gobernador Omar Perotti fue anfitrión del cónclave en la sede del Ejecutivo provincial, donde compartió la mesa principal con sus pares Axel Kicillof y Jorge Capitanich.

Junto a las máximas autoridades de Buenos Aires y Chaco asistieron el entrerriano Gustavo Bordet, el misionero Oscar Herrera Ahuad. Por videoconferencia participaron de la apertura el formoseño Gildo Insfrán y el correntino Gustavo Valdés, al igual el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.

Después de 25 años, la concesión que actualmente está en manos del consorcio integrado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Emepa concluirá para dar paso a una nueva etapa. El proyecto contempla obras para la modernización, ampliación, operación y mantenimiento del sistema de señalización y tareas de dragado y redragado y mantenimiento de la vía navegable troncal.

En el inicio de la reunión, Meoni adelantó que van a “garantizar la navegación en el río durante todo el proceso” de licitación hasta que se elija el nuevo adjudicatario. De esta manera buscó despejar dudas sobre la operatoria en vísperas de la llegada de la cosecha gruesa a los puertos de la región.

“Aquí estamos absolutamente todos para discutir”, aseveró el ministro de Transporte en referencia a la participación de universidades, entidades empresarias, cámaras industriales y organizaciones no gubernamentales. Afuera hubo protestas de ambientalistas frente a la sede local del Gobierno de Santa Fe, donde se manifestaron contra la ampliación de la Hidrovía.