Dos jóvenes integrantes de la banda narcocriminal Los Monos fueron condenados por atacar a tiros la vivienda de un policía y la sede del Ministerio Público de la Acusación (MPA), con el fin de intimidar al poder judicial.

//Mirá también: No volvió de una salida transitoria, intentó coimear a la policía y pasará 22 años preso

Se trata de José Alberto Castillo (26) y Tobías Barrios (21), dos jóvenes que de acuerdo a la causa actuaron instigados por Ariel “Guille” Cantero, el jefe de la organización criminal rosarina “Los Monos” que acumula siete sentencias por 62 años de prisión. El juez Hernán Postma homologó un juicio abreviado por el cual se condenó al primero a cinco años y medio de prisión por amenazas coactivas, daño calificado y portación ilegal de armas.

Balacera a la Fiscalía de Rosario

El joven obtuvo una reducción de la pena al aceptar haber sido una de las tres personas que la madrugada del 14 de agosto del 2018, a bordo de un Renault 9, balearon el frente de la sede del MPA en Rosario, ubicada en Montevideo 1968, informaron las fuentes. Tras el ataque se produjo una persecución entre la policía y los agresores, que realizaron varios disparos contra la patrulla que los seguía.

Castillo fue detenido en bulevar Seguí y Avellaneda junto a sus cómplices, que fueron imputados por las amenazas. Según el fiscal del caso, Miguel Moreno, el ataque “tuvo como propósito intimidar a los integrantes del Ministerio Público de la Acusación en particular, y del Poder Judicial en general, a fin de impedir el normal desarrollo de sus funciones”.

El otro “pistolero”, Barrios, fue condenado a 4 años y 6 meses de prisión en el mismo juicio abreviado, también por amenazas coactivas, precisaron los informantes. En su caso, el fiscal Moreno le achacó un ataque a tiros del 30 de junio de 2018 a una vivienda ubicada en calle Braile al 1400, cercana al domicilio del policía Ariel Lotito, de la brigada de la División Judiciales, que participó de la investigación contra los cabecillas de “Los Monos”.

//Mirá también: Liberaron al trapero Zaramay a cambio de $500 mil

El fallo señala que desde una motocicleta Honda modelo Falcon, Barrios realizó 8 disparos contra la fachada de la vivienda con una pistola 9mm Bersa Thunder Pro con numeración eliminada, y fue detenido al día siguiente. “El ataque tuvo como fin intimidar y amedrentar a testigos que declararon en el juicio conocido como ‘Los Monos’, como también para infundir temor y condicionar su libre determinación para decidir a los jueces penales actuantes”, dice la resolución.