La reapertura de los comercios tras el confinamiento en Rosario generó mayor movimiento y en ese contexto se dio una situación extraña. Este lunes un hombre con coronavirus fue al cajero automático y se descompensó, por lo que tuvieron que clausurar el sector donde se encuentra la máquina.

El episodio ocurrió alrededor de las 13 en el microcentro de la ciudad, donde un anciano quedó tendido en el suelo luego de sufrir un problema de salud. Cuando lo reanimaron contó que tenía COVID-19 y entonces decidieron cerrar parte del Banco Nación el cruce de las peatonales.

El paciente de unos 75 años se descompuso mientras estaba adentro de la sucursal y en el lugar llamaron a una ambulancia para atenderlo. Luego de que recibió asistencia médica, fuentes consultadas por Radio 2 precisaron que el sector de los cajeros de la Red Link quedó clausurado con cintas rojas y blancas para prevenir el acceso de otros clientes.

La historia insólita que tuvo lugar a metros de la intersección de Córdoba y San Martín no fue la única novedad de la semana a la hora de repasar la actividad comercial con las nuevas restricciones por la pandemia de coronavirus. A solo una cuadra de allí, Falabella había adelantado el cierre definitivo en el histórico edificio donde supo funcionar La Favorita.

Este lunes, Rosario sumó 795 casos de COVID-19 y lleva un mes en estado de alerta epidemiológica y sanitaria. Hasta el día anterior había 9.916 pacientes activos y se habían reportado 2.577 muertes.