Se terminaron los días de largas colas en la peatonal Córdoba a pesar de las restricciones por la pandemia de coronavirus. Este lunes Falabella cerró de manera definitiva y así aceleró su retirada, ya que originalmente planeaban seguir funcionando en Rosario durante casi dos semanas más.

Los directivos a cargo de una de las últimas sucursales que quedaron en pie en el país optaron por bajar la persiana antes de lo previsto. Durante la mañana no se habilitaron las entradas principales y sólo estaba disponible un sector para tramitar cambios o devoluciones.

Esta vez no hubo aglomeraciones de clientes en la peatonal a la espera de aprovechar los descuentos finales. Adentro seguía trabajando el personal de planta remanente y quienes prestan servicios contratados, aunque no había indicios de que se retomara la atención al público.

Una delegada de los empleados de Falabella admitió que no hubo una explicación concreta a la hora de recibir la notificación sobre el cierre. ”Simplemente nos explicaron que era para contribuir con la sanidad y que no se junte la gente afuera”, explicó María Ramírez ante la consulta de Radio 2.

En primera instancia, la empresa había planeado abrir sus puertas hasta este lunes 31 de mayo. Sin embargo, luego anunciaron una extensión hasta el 12 de junio con el objetivo de liquidar el stock. Ahora volvieron a la fecha original y ya están preparando el envío de la mercadería remanente a Buenos Aires.