Pese a que Falabella cerró y la mayoría de sus ex clientes dieron de baja sus tarjetas CMR, a muchos les llegaron nuevas tarjetas a su nombre. Como la cadena chilena vendió su cartera de clientes al Banco Columbia, se dieron casos de renovaciones compulsivas y cargos extra que provocaron el lógico enojo de los consumidores.

//Mirá también: Falabella se despidió de Rosario: entregaron las llaves y se sacaron una foto grupal

Hubo casos en los que ex clientes comenzaron acumulando recargos de $300 a $400 mensuales y alcanzaron los $3.000 por renovaciones de servicios que no habían pedido. Desde la Oficina de Defensa al Consumidor indicaron que el envío de nuevos plásticos es legal y figuraba en el contrato de CMR, quien estaba facultado de trasferir sus obligaciones a otra entidad.

Lo que sí es ilegal es que esta propuesta te genera un cargo de renovación anual, que es lo que está ocurriendo y por lo que durante las últimas semanas la mencionada oficina recibió decenas de denuncias.

//Mirá también: Falabella termina de vaciar el edificio de Rosario y hasta el momento no se sabe quién lo ocupará

¿Qué hacer si te llega el resumen con el cobro de una comisión de renovación?

  • Una opción es darlo de baja por sistema, ingresando al sitio web de CMR.
  • Otra es enviar un mail a areafinanciera@concejorosario.gov.ar para solicitar la baja y la anulación del saldo. Allí se deben adjuntar datos personales, la foto con importe y tarjeta a dar de baja para resolver el trámite.