Pocas horas después del asesinato de un joven mecánico, la zona oeste rosarina fue escenario de otro homicidio. Este lunes a la noche mataron al dueño de una escuela de conductores y los primeros testimonios sugieren que fue víctima de un intento de robo a mano armada.

Fernando Dipré fue baleado en la esquina de Eva Perón y Larrea después de las 21. Su cuerpo quedó tendido sobre la calzada junto a un Chevrolet Corsa mientras se iniciaba el operativo policial para preservar la escena del crimen a la espera de la llegada de las autoridades del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Los disparos contra el hombre de 50 años también dañaron el costado izquierdo del automóvil gris en barrio Azcuénaga. Mientras el fiscal Alejandro Ferlazzo evitó descartar otras hipótesis ante la posibilidad de un asalto como móvil del asesinato, en el lugar afirmaban que a la víctima la abordaron para tratar de arrebatarle su teléfono celular a una cuadra de su local.

Dipré era el titular de Fer Car, una escuela de conductores ubicada a una cuadra del sitio donde falleció este lunes. “Esto es una vergüenza. La Policía y la ambulancia tardaron 20 minutos en llegar”, afirmó un vecino de la zona al enterarse del asesinato a última hora de la jornada.