A pesar de la gran cantidad de agua caída el día anterior, la lluvia no parece haberse despedido por completo. Este domingo se esperan nuevos chaparrones en Rosario como parte de una jornada bastante calurosa y gris, condiciones que aparecen como el denominador común para la semana que viene.

A primera hora el cielo estaba cubierto y se registraba llovizna sobre la ciudad, por lo que la visibilidad era muy baja en algunos sectores. Sin embargo, la máxima prevista hacia la tarde es de 33 grados y también se espera un aumento de la velocidad del viento desde el sudeste, incluyendo ráfagas de más de 40 kilómetros por hora al final del día.

Tras el cese del alerta por tormentas para la región, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anunció baja probabilidad de precipitaciones para la noche. Aunque ya no hay más chubascos en el horizonte, a partir del lunes estiman que el sol seguirá oculto tras las nubes y las mañanas serán más calurosas entre el jueves y el viernes.

Luego de que la Casa Rosada decidiera prorrogar hasta el 20 de diciembre el distanciamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus, en Rosario se vienen nuevas habilitaciones bajo protocolo sanitario. Este sábado ya se autorizaron los deportes con contacto físico bajo la modalidad de entrenamiento y el martes podrán reanudar su labor los jardines maternales. Lo mismo ocurrirá con los eventos culturales y la actividad artística en bares y restaurantes.