También dictaron falta de mérito sobre uno de los delitos atribuidos al presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario.


La Cámara Criminal y Correccional Federal ratificó este lunes el procesamiento de Alberto Padoan por el pago de coimas al ex Ministerio de Planificación. A su vez, la Justicia dispuso la falta de mérito para imputarlo como miembro de la asociación ilícita que supuestamente integraron miembros del Gobierno nacional entre 2003 y 2005.

La resolución que involucra a otros empresarios de la talla de Paolo Rocca en maniobras ilícitas vinculadas a la obra pública hace otras excepciones respecto del caso del presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, quien está en uso de licencia desde noviembre. “No existen precisiones que permitan establecer el nexo de tales pagos con la obtención de algún beneficio como proveedor, contratante o en virtud de otro vínculo con el Estado”, señalan los magistrados sobre las firmas que integran el Grupo Vicentín, las cuales no figuran como contratistas en dicho período.

El texto que lleva la firma de Leopoldo BrugliaPablo Bertuzzi mantiene el embargo de 4 millones de pesos sobre el empresario rosarino, quien días atrás sumó otro pedido de indagatoria por lavado de activos. En cuanto a los dos pagos atribuidos al imputado, los integrantes de la Sala 1 puntualizaron que uno de ellos fue enviado al ministro Julio De Vido por fuera del circuito descrito en la mayoría de los casos que figuran en el expediente a partir de las anotaciones del chofer Oscar Centeno.

Si bien Padoan se defendió bajo el argumento de que no estaba en Buenos Aires cuando se realizaron los pagos denunciados, los camaristas recordaron que hay registros de 42 “conversaciones” entre el ex Vicentín y Roberto Baratta, por entonces subsecretario de Control y Coordinación de la cartera implicada. “Una de ellas tuvo lugar un día antes de la entrega del año 2015”, acotaron.

“Las comunicaciones telefónicas detectadas no sólo proyectan un escenario coherente con la imputación que se les dirige sino que, además, habilita a suponer que su intervención se canalizaba a nivel de otros estratos“, argumentaron los jueces sobre la conducta del empresario y de Rubén David Aranda, las cuales consideraron “idénticas” en algunos puntos de la pesquisa.






Comentarios