En total hubo cuatro intervenciones en comercios y una en un domicilio particular. El caso tiene solo un detenido.


El Ministerio Público de la Acusación (MPA) avanzó en las últimas semanas con una nueva tanda de allanamientos para desarticular una red dedicada a realizar conexiones ilegales y adulterar medidores de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) en domicilios particulares y comercios.

Puntualmente la fiscal Valeria Haurigot que entiende en la causa avanzó en cinco intervenciones, cuatro realizadas sobre locales comerciales y una hecha sobre una vivienda. Desde la administración de la EPE confirmaron que uno de los sitios allanados ya había sido objeto de pesquisa.

Uno de los casos alcanza a una persona que ya había sido allanada y a partir de escuchas verificamos que volvió a pedir el servicio clandestino y se lo reinstalaron”, mencionó Maximiliano Neri, titular de la EPE, en contacto con Canal 3.

La maniobra ilegal permitía adulterar los dispositivos que controlan el consumo, y en definitiva posibilitan que los usuarios pagaran mucho menos por el uso de la luz.

“Entendemos que se trata de la misma banda que ya estaba identificada a partir de los primeros allanamientos”, añadió el directivo. Inicialmente hubo cinco detenidos imputados en la causa, aunque solo uno permanece detenido por haber pagado la fianza correspondiente. Entre los comprometidos están empleados de la EPE que ya fueron desplazados de sus puestos.






Comentarios