La actividad de rutina en el edificio se inició este lunes en medio de un férreo operativo de seguridad. Circulación restringida en la zona y pedido de DNI a todos los ingresan al complejo.


Después de los siete disparos que este sábado en horas de la madrugada impactaron sobre el frente del nuevo Centro de Justicia Penal, la actividad oficial en el edificio este lunes se iniciaba en medio de un operativo de seguridad especial para prevenir nuevos ataques.

“Se trata de una modalidad que complicará bastante el ingreso del personal, la llegada de magistrados y el acceso a los abogados que lleguen a realizar trámites“, adelantó Jaquelina Balangione, al frente del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal.

Según manifestó la funcionaria, “se organizó un cerramiento vehícular en las adyacencias del edificio, pudiendo ingresar al complejo los autos que tienen cochera en el subsuelo del Centro de Justicia Penal”.

“Además, se requiere de presentación de DNI para aquellos que pretenden entrar al edificios. Son medidas que no nos parecen descabelladas“, se sinceró en contacto con Radio 2, la defensora provincial, sobre el esquema que está comandado por el Ministerio de Seguridad, luego de los 7 disparos que impactaron contra los vidrios del Centro de Justicia Penal.

Luego de la reciente inauguración, para Balangione el ataque “es una mancha grande, que rompe con la alegría y el buen clima con el que se estaba trabajando en el nuevo edificio”. La restricción vehícular alcanza la manzana completa del complejo, delimitado por las calles Rueda, Mitre, Virasoro y Sarmiento.

Los disparos a la fachada el sábado a la madrugada, más allá de las hipótesis que vinculan los hechos con la banda de “Los Monos”, despertaron críticas a las medidas de seguridad sobre el edificio que tiene gran parte de su fachada recubierta con vidrio que no es blindado. De hecho alguno de los disparos penetraron en el interior del inmueble.





Comentarios