Más allá de los perjuicios que genera en el aire la presencia del humo proveniente de los incendios diarios que se registran desde hace meses en las islas del delta del Paraná, ambientalistas rosarinos intentaron dimensionar lo que la depredación del humedal genera en la fauna.

Desde la reserva Mundo Aparte hablan de un daño "casi total" en la población de algunos reptiles, anfibios y mamíferos. "No hay ni siquiera un censo de la fauna silvestre del humedal, y menos de la mortandad que es casi total", expuso a la agencia Télam, Ivo Peruggiano, referente del establecimiento conservacionista.

El martes, en San Jerónimo del Sauce, ubicada a 200 kilómetros de Rosario, vecinos del lugar cazaron con trampas caseras unas 58 yararás de gran tamaño, que deambulaban por los campos cercanos al pueblo.

"Las únicas especies que pueden escapar son algunas aves, por eso en Rosario estamos empezando a ver muchas que son típicas del humedal que no estamos acostumbrados a ver en esta zona. Vemos las aves que se escaparon pero hay que ser conscientes de que dejaron atrás sus nidos con sus pichones", explicó.

"Nos llegaron gallaretas, gallinetas overas, garzas moras, garzas brujas, tres chajás que en 20 años desde que existe el refugio no habían llegado", enumeró.

A su vez, indicó que "los reptiles están hibernando bajo tierra, entonces el fuego les pasa literalmente por arriba y por otro lado, son más lentos para escapar a las llamas por lo que estimamos que no se van a salvar".

"Si algún mamífero logra escapar y meterse en alguna madriguera, cuando esto pase va a encontrarse con su tierra arrasada, sin vegetación y sin alimento", finalizó.