Una empresa agrícola familiar del sur de Santa Fe denunció que rompieron los silobolsas donde guardaban la producción de maíz de uno de sus campos. Los dueños descubrieron el problema este sábado y tuvieron que actuar de urgencia para proteger los granos bajo las lluvias de los últimos días.

Las fotos del cereal a la intemperie se viralizaron durante el fin de semana para dar cuenta de lo ocurrido en María Teresa, unos 180 kilómetros al sudoeste de Rosario en el departamento General López. El destrozo puso en riesgo la comercialización de 1.300 toneladas que no podían ser retiradas debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus.

Los dueños y empleados decidieron cubrir el cereal hasta poder retirarlo. (Laureano Ansaloni)

"Seguro alguna pérdida vamos a tener. Cuando salga el sol y se acomoden los caminos vamos a empezar a cargar y llevar a un acopio de Santa Isabel", le explicó Leandro Ansaloni a La Nación sobre los pasos a seguir mientras esperan respuesta de las autoridades judiciales.

El productor aseguró que su familia es gente "muy accesible" y se mostró desconcertado por la agresión, ya que no participa en ninguna entidad del sector primario ni partido político. Al mismo tiempo agradeció las ofertas de ayuda que recibió ante la repercusión del hecho y señaló que incluso hubo representantes de la Uatre que propusieron colaboración gratuita de sus afiliados.