Por el coronavirus circula entre un 5 y un 10 por ciento de la flota habilitada en la ciudad.


El aislamiento preventivo de los rosarinos impactó de lleno en la actividad de los taxistas que si bien están exceptuados de las restricciones, no están obligados a circular. El servicio se redujo drásticamente y los representantes del sector salieron a pedir líneas de financiamiento para poder atravesar la coyuntura del coronavirus.

La sede del Sindicato de Peones de Taxis fue el espacio elegido para la reunión de la que también participó la entidad que nuclea a los titulares de chapa quiene reflejaron una presente desesperante.

“Ya la veníamos pasando muy mal, pero ahora somos los representantes de una actividad que está quebrada“, graficó con dureza José Iantosca, titular de la Cámara de Titulares de Licencias de taxis de Rosario (Catiltar), en contacto con el móvil de Radio 2.

Desde la institución gremial plantearon que como no hay una obligación para funcionar, solo entre un 5 y un 10 por ciento de la flota de vehículos está en funcionamiento.

“Hasta el momento no estamos encuadrados en ninguno de los beneficios anunciados. Nos somos empresarios pyme, no somos una mini pyme. Estamos pidiendo una línea de crédito que sea impulsada por el estado municipal o provincial”, indicó Iantosca que fue claro en remarcar que “no queremos que nos regalen nada”.

Los taxistas aseguraron que existen colegas que están afrontando cuotas de planes de ahorro de entre 15 a 22 mil pesos mensuales. “Queremos pagar, pero necesitamos financiamiento para asegurarle el sueldo a los choferes”, indicó el referente de Catiltar.




Comentarios