Los bomberos advirtieron que Lucas González estaba con vida cuando lo rescataron pero no tenía elementos de seguridad.


Un joven de 22 años falleció por un accidente mientras trabajaba en un silo cercano a Casilda. Tanto sus compañeros como los bomberos intervinieron en cuestión de minutos para sacarlo del lugar este martes y advierten que no tenía arnés puesto ni otros elementos de seguridad.

La muerte de Lucas González se confirmó una vez que fue atendido en el Hospital Provincial San Carlos, a donde había sido trasladado desde Sanford. El muchacho había quedado sepultado mientras paleaba cereal, aunque inicialmente no se pudo establecer el motivo por el cual cayó al cono de la estructura.

Los trabajadores de Molinos Indelma fueron los primeros en poner manos a la obra en simultáneo con la llamada a los Bomberos Voluntarios de la localidad del departamento Caseros. Cuando el personal llegó a las instalaciones de Molinos Indelma, los demás operarios habían logrado que González asomara la cabeza y el torso.

El jefe del cuerpo, Omar Orsilli, ratificó que tardaron cuatro minutos en retirar al joven, quien presentaba tenía signos vitales de acuerdo al examen que hizo el médico presente. “El chico ya tenía un cuadro respiratorio complicado“, admitió ante la consulta de Día 7 sobre el estado de salud del paciente que fue trasladado a Casilda al mediodía.




Comentarios