A la mujer absuelta por el beneficio de la duda no se le abonará el sueldo que dejó de percibir al ser apartada de su cargo.


La policía acusada por ocultar pruebas en el caso de Facundo Aguirre y Emiliano Cáceres no recibirá el dinero que dejó de percibir cuando fue pasada a disponibilidad tras el choque pese a haber sido absuelta.

Sonia Gómez, la mamá del conductor ya condenado, se jubiló y, si bien resultó absuelta en segunda instancia por la Justicia, no cobrará los haberes del 22 de febrero en adelante.

Al respecto, Fabiana Ferreyra agradeció la medida al Ministerio de Seguridad y pidió que la Justicia “no sea tan laxa con las condenas”.

Tuvimos que convertirnos en investigadoras para mirar cada detalle y seguir investigando para que esto saliera a luz“, agregó.

Emiliano Cáceres Ferreyra y Facundo Aguirre, ambos de 18 años, murieron el 22 de febrero de 2014 luego de pedirle a su amigo Federico Gómez que los dejara bajar del auto por el evidente estado de ebriedad que tenía. El joven lejos de hacer caso a su pedido, aceleró y terminó incrustando el auto contra un camión estacionado en la zona de Pellegrini y Perú.

El hecho se transformó en el primer juicio oral y público en la provincia por un doble homicidio en un accidente de tránsito.

Fue una etapa dolorosa, larga, intensa. Pero la concluimos habiendo saldado la deuda con nuestros hijos“, concluyó.

Gómez había sido investigada por violar las restricciones perimetrales al acceder a la zona del siniestro sin autorización y haberse apoderado en el automóvil de dos botellas de cerveza y de la mochila de una de las víctimas, según indicaron las madres de Emi y Faku.





Comentarios